EL CUIDADO DE SÍ

manos_ok

(PRIMERA PARTE)

quiero compartir lo vivido en el curso en el que he participado la semana pasada en el Barco de Ávila, organizado desde la UNED. Esta primera parte son mis reflexiones tras la conferencia de Ángel Gabilondo, catedrático de la UAM y ex ministro de Educación; y, ante todo, una persona con gran sabiduría y un excelente sentido del humor.

“¡No vagabundees más!” dice Marco Aurelio en sus Meditaciones. Ante tanta prisa, tanto caminar y la falta de un rumbo fijo, Marco Aurelio es muy claro. Para, detente, “no vagabundees más”. Vivimos en un mundo marcado por el reloj, por el tiempo, en el que parece que no podemos hacer nada más que dejarnos llevar por cronos que marcan nuestro trabajo y nuestro descanso. “Hoy ha poco ocio, y la negación del ocio es el neg-ocio”, Ángel Gabilondo. A todas horas piensa lo que tienes que hacer entre manos porque cuando un cuerpo hace algo es porque “algo” lo utiliza.

La ocupación de sí mismo es la atención, el cuidado, la preocupación… la relación con uno mismo y con otros. El cuidado de sí es una llamada a los otros. Sentimos algo que nos pasa en otro, nos duele el dolor del otro. Se trata de cultivarse a sí mismo para poder llegar a los demás. No se trata de sacar lo que hay dentro de ti, sino que la educación es la incorporación del otro, quien está delante de ti.

El cuidado de sí mismo comporta la curiosidad intelectual. La curiosidad de ver si podemos ser distintos a como somos. Tiene una modalidad espiritual, mediante el cuidado de los detalles: ser pormenorizado, mesurado… que no se te escape nada, ni su cualidad propia ni su valor. Tenemos que ser artesanos, artífices de nuestra propia vida. Para ello seamos meticulosos con el lenguaje, pues quien no cuida el lenguaje no cuida de sí mismo. El descuido de la palabra es el descuido de sí mismo. La palabra es relación, el espíritu que es cosa y la cosa que es espíritu. La palabra de uno es la posición de uno en la vida. “Velen por su palabra” nos pide Ángel Gabilondo.

No tenemos que dejar de nacer cada día, en cada instante, en cada momento y de cada momento. Dejemos los individualismos a un lado y “MIENTRAS TODAVÍA ES POSIBLE ATENDAMOS A LO QUE ES COMÚN”. 

autor: Antonio Sánchez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s