el cuidado de sí (segunda parte), por Antonio Sánchez

manos_ok

el cuerpo como metáfora

segunda parte

en esta ocasión voy a servirme de la intervención de Ángela Sierra  para hablar del cuerpo como metáfora. En el cuerpo residen la confianza y la seguridad, pero también las dudas, los interrogantes… El protagonismo del cuerpo marca nuestro tiempo.

Existe terror ante el derrumbamiento material del cuerpo, que ha corrido paralelo a la historia. El mundo griego habla de las pasiones del cuerpo para dominar el mundo.  Esto se traduce en un ideal de cuerpo utópico, perseguido en cada cultura como modelo normativo. Cuando no se alcanza se problematiza en la cultura y también la cultura le problematiza a él.

El cuidado de sí es que el sujeto tenga acceso a comprenderse a uno mismo. El individuo debe conocerse tal cual es, no lo que debería ser. Parte de los conflictos de uno mismo lo son también con su corporeidad. El cuerpo ha sido signo de decadencia, huída del mundo. También es el destinatario de la opresión, de la violencia no sólo de la valentía o la belleza.

Para realizar el cuidado de sí hay que tener una capacidad de acción. Tiene que haber una objetividad autónoma que ponga distancia y también un poder que limite la capacidad de acción. La subjetividad tiene que conocer y reconocer las capacidades de los otros. Intervenir en política es la capacidad de cuidarse y también de relacionarse con el otro, porque el cuerpo expresa una subjetividad comprometida. El cuerpo significa la resistencia y la rebeldía. Se traduce en signos y se manifiesta en discursos. El cuerpo de cada uno afecta a los otros. Cómo me exteriorizo ayuda a legitimarme ante otro.

Cada cultura ha tenido un cuerpo utópico que se persigue. En el capitalismo el hombre se ha pronunciado por el culturismo y la mujer por las operaciones estéticas (hoy en día podemos decir que la situación se está equiparando).

El cuidado de sí pasa por la aceptación de nuestra naturaleza corpórea, con la capacidad para transformarnos pero asumiendo los límites de nuestro propio cuerpo. Cada vez más se estila el poner a prueba nuestro cuerpo. El cuerpo es puesto a prueba llevado a límites extremos en deportes como el ciclismo, el montañismo… y por muchas personas que cada día salen a realizar carrera continua sin haberlo hecho nunca. No estoy en contra de todos estos tipos de deporte y la vida sedentaria; sino del conocimiento de uno mismo, de la corporeidad y de saber conducir nuestro cuerpo hacia  nuestros fines.

autor: Antonio Sánchez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s