amor y éxito

ilustración sorpresa

 

amor y éxito

Cada nueva vida es amor y éxito

Amor a la vida que se hace vida en cada hijo que nace y éxito por el simple hecho de que haya sido posible.

Cada hijo está lleno de todas las posibilidades de amar y de crear amor a su alrededor. Cada hijo tiene la capacidad infinita de disfrutar del éxito abundante en su vida.

Del mismo modo los hijos nacen en un contexto, realidad determinada y necesitan ser ante todo parte de ese todo del que surgieron. Y vivirán de acuerdo a la herencia recibida, tomándola desde el agradecimiento o enfadados por lo que nunca tuvieron. Los hijos necesitan pertenecer aunque esto signifique renunciar a su propio futuro.

Cuando los padres podemos vivir, fuera como fuera, el amor y el éxito de nuestros antepasados, origen e historia podremos sentirnos libres para mirar lo que está por venir. El futuro para los padres son siempre los hijos.

Hay hijos que no pueden vivir el amor, que el camino del éxito es siempre “cuesta arriba”. Hay hijos que no sueñan ni desean soñar. Estos hijos miran, fundamentalmente, la tristeza, el anhelo, el dolor, y la impotencia de sus padres.

Los hijos necesitan el amor incondicional de los padres y estos el amor a sus propios padres, a su historia. Amar a los excluidos, a los que no se pudo amar. Esto es, mirar con amor lo que fue, como fuera. Porque los hijos son el último fruto de esa historia.

Los hijos necesitan el éxito de los padres. El éxito que es saberse con luz, con luz propia. Sentirse completos. El éxito que necesitan los hijos de los padres es que estos se sientan padres para ellos.

Hay un barco que atraviesa la luna de los deseos, de los sueños de los padres. Un barco en el que navega el amor y el éxito. Un barco que recala en puertos insospechados donde los hijos suben y bajan hasta que al final se quedan en tierra para emprender su aventura. Llena de amor y éxito

“Cuando el navegante comienza el viaje, prepara su barco, estudia su ruta, planea su itinerario y zarpa; no puede hacer nada más. No puede saber qué tormentas lo azotarán, ni si ha de regresar. Pero zarpa.”  (Edward Rutherford)

autor: Santiago González Mayor

ilustración: Cristina Álvarez Almirante

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s