tan sólo padre, tan sólo madre

tan sólo padres

Para los hijos el padre y la madre son tan sólo eso, padres y madres.  Y cada hijo es tan sólo un hijo y cada uno diferente al resto.

Los hijos nacen y ocupan su lugar, siempre más “pequeños” en relación a sus padres y abuelos. Y con un número en la espalda en relación a sus iguales, sus hermanos, primero, segundo, tercero… Comienzan a vivir en una época y circunstancias concretas, cada uno las suyas. Situar a cada hijo en su sitio, acercarles al tiempo y a los acontecimientos que les toca, mantenerse, si se puede, en el curso escolar que les corresponde por edad, celebrar sus cumpleaños, relacionarse con los otros hijos diferentes, de otros padres, de otras familias diferentes, les ayudará  a saber cual es su sitio en este tiempo.

Los hijos, tengan la edad que tengan, sentirán a sus padres desde otro plano diferente, en una franja generacional anterior a la suya. Desde este lugar los hijos miran a sus padres y lo que ocurre entre ellos. Distinguirán que una cosa es la relación que sus padres tienen como pareja y otra el amor y el vínculo que, como hijos les une a ellos.

La relación que tiene el padre y la madre como pareja es anterior a los hijos. Ellos son pareja y padres. Si la pareja se rompe, si dejan de vivir juntos,  dejarán de ser pareja pero nunca de ser padres. El padre reconocerá siempre a la mujer como la madre de sus hijos y ella sabrá y reconocerá en él al padre de sus hijos.

Los hijos no pueden entrar en los asuntos de pareja que viven sus padres. Ni tampoco sustituir a ninguno de ellos. (incluso aunque fallezca). Si lo hacen dejaran de vivir su época, a sus coetáneos, sus obligaciones y su disfrute a su manera. Vivirán la vida de adultos, se sentirán mejor que los padres (yo lo haré mejor que tu), serán consejeros de alguno de los padres y posiblemente,  tendrán dificultades con los otros hermanos, con su propia pareja…

Cuando la pareja, ocurra lo que ocurra, reconoce al otro como padre, madre de sus hijos, cuando en la organización y dinámica diaria ocupan su sitio como padres, tan sólo como padres, los hijos podrán crecer ocupándose tan sólo de su vida, de sus asuntos. Estarán en el presente mirando su futuro, dejando a sus padres que sean padres, tan sólo eso.

Y todo eso.

autor: Santiago González Mayor

ilustradora: Cristina Álvarez Almirante.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s