Sumar

Sea la época que sea, ocurra lo que ocurra, es mejor sumar.
Sumar con las diferencias. Y que la diferencia no sea el resultado de una sustracción, sino más bien de lo que nos convierte en diferentes.
Cada pareja es la suma de dos individualidades que sin dejar de ser, se convierten en un nosotros.
Se crea por tanto, una nueva realidad. Y al ser nueva será necesario crear un nuevo pensamiento, una nueva  forma de mirar. Los límites se transforman y aparece un territorio desconocido donde cada paso estará lleno un poco de conquista y un mucho de incertidumbre.
Cada hombre y mujer desde su diversidad tienen la posibilidad de generar  un nuevo destino.
Las diferencias en la diversidad son siempre oportunidades para sumar. No es necesario competir. Y al mismo tiempo descubrimos que es necesario tolerar, aceptar y confiar que el otro, la otra, actúan para no dejar de ser, para pertenecer a su origen. Por eso lo harán diferente a ti. No para hacer daño. Tan sólo por pura fidelidad. Pero si podemos mirarnos desde el asombro (como en nuestra infancia)  descubriremos en el otro, la oportunidad de explorar nuevas formas de ser, hacer.
Podemos ser diversos, asumir los errores y seguir caminando juntos.

Vivimos en común, como hombres y mujeres sociables para entender la realidad y dar una nueva oportunidad a la vida, la cual surgirá por donde estime oportuno. La Vida es más que tu y yo. La vida es la suma de ambos.

Os dejo con un vídeo que una marca comercial difunde estos días.

https://www.youtube.com/watch?v=AfDWLJBpKkI

autor: Santiago González Mayor

Anuncios

cambio de estado

Hay personas que trabajamos para facilitar cambios en la vida de otras personas. Lo hacemos porque estas nos lo piden. Personas que necesitan un cambio de rumbo, capaces de dar un “volantazo” y encontrarse, de repente, en el carril de enfrente. Nos buscan para ser profundamente zarandeadas, para escuchar un  ¡tu puedes, eres capaz!¡vamos!
Y descubrimos, a veces, que nuestro impulso sirve de poco si la persona no está realmente dispuesta a dar el paso, a saltar cerrando los ojos, a caminar sin conocer el camino, ni tan si quiera el destino. Descubrimos que nosotros, “profesionales de la ayuda, de lo social”, estamos tan sólo al servicio de lo que se requiere cuando la necesidad nos demanda. Aveces estamos preparados, otras despistados en nuestros asuntos y otras confiados en que se hará, en ese instante, lo que se requiera, sabiendo que las personas son las verdaderas protagonistas de sus propios cambios.

Ayer, 28 de noviembre en León, Nicolás Arcilla presentó su nueva colección de peluquería. “CAMBIO DE ESTADO”. Fue una gala espectacular y profundamente emotiva. Nico, no es un peluquero más. Durante años nos ha acompañado en esta tarea de educar. Lo ha hecho escuchando.
Ayer durante la gala, este verbo, salía de su boca una y otra vez: –“Escuchar. Y para escuchar es necesario estar”.
Nicolás es un colaborador de Educar con Estrella porque desde hace más de veinte años le descubrimos como “escuchador de estrellas”, de esa estrella que cada persona tiene dentro aunque no lo sepan. Ha formado a peluqueros y peluqueras ayudando a descubrir el potencial que atesoran.  Les enseña lo importante que es estar al lado de las personas para sentir su estado, favorecer el cambio que necesitan, sostener su cabello y dejar que el respeto, la empatía y la creatividad entren por cada uno de sus capilares y transformen cada célula. El resultado es sencillamente, un Cambio de Estado.

De igual manera, ser educador, educadora consiste básicamente en tres movimientos:

 Estar. Escuchar e Impulsar.

Facilitar el cambio que ya se está produciendo.

Porque han llegado hasta ti.

Porque confían que tu puedas hacer que sea posible.

Un Cambio simultaneo, de doble dirección. Para él, para ella, para ti.

Gracias, Nico por estar, escuchar, impulsar nuestras estrellas. Santiago González Mayor e Isabel Sahelices Arias

invitacion-cambio-de-estado

Escuela de Padres y Madres. Proyecto de parentalidad positiva. “Mejor dialogar que gritar”

La Asociación Educar con Estrella colabora con el Ayuntamiento de Villaquilambre (León)en el Proyecto de Parentalidad Positiva.”Mejor dialogar que gritar”

Proyecto organizado por este Ayuntamiento y dirigido a padres, madres e hijos/as para dotarles de información y recursos educativos que les permitan una mayor capacitación en su tarea de ser padres y a los hijos/as herramientas para afrontar con éxito diferentes situaciones de riesgo que puedan acontecer en su vida. El programa se configura en una serie de monográficos presentados a continuación

“No prepares el camino para tu hijo, prepara a tu hijo para el camino”

Os dejamos el tríptico con toda la información

escuela_de_padres_madres-ayuntamiento-de-villaquilambre

 

portada-escuela-de-p

¿Con qué vida te quedarás hoy?

octubre-2016

Ya han pasado unos cuantos años desde el día en que abrí los ojos y comencé a descubrir este mundo. Durante todo este tiempo ha ocurrido un poco de todo. Si ahora me pidieran escribir una autobiografía… ¿cómo lo haría? ¿En qué aspectos debería fijarme? ¿En mi familia? ¿Las etapas de crecimiento? ¿La escuela y los estudios? ¿Amigos? ¿Aventuras? ¿Vacaciones? ¿Viajes? ¿Proyectos? ¿Trabajos? ¿Relaciones amorosas? ¿Ser padre? ¿O en todo aquello que imaginé y que ya no sabría distinguir si fue verdad o simplemente un sueño? ¿O en lo que nunca pude nombrar por el dolor que infringió?

Y descubro las vidas que he vivido y todas han tenido que suceder para ser lo que ahora soy. Pero si me encuentro con una persona, le cuento una historia, y si me encuentro con otra, ya será diferente o al menos tendrá otros matices. De alguna manera «adapto» mi relato a la versión que se requiere en cada momento. Y no necesito mentir, ni buscar lo que «interesa escuchar». Tan sólo aparece lo que se precisa para dar coherencia al presente, a lo que el otro puede entender, a lo que necesita escuchar.

Hace unos días hablaba con José María, compañero de trabajo, y recordaba la película La Vida de Pi. Al final de la película unos agentes de seguros, al escuchar la historia de vida de Pi, le piden que cuente otra que puedan creer. ¿Cuál sería la historia verdadera?

Soy educador y desde hace más de veinte años he visto a muchos chicos y chicas que han vivido historias increíbles, llenas de coraje e impregnadas de dolor… pero la historia que cuentan es, en muchas ocasiones, la que yo estoy dispuesto a creer.
Solo el paso del tiempo, el respeto a entrevistas llenas de silencios, la confianza y la honestidad me han permitido escuchar otras historias que «ayer» yo mismo no estaría dispuesto a escuchar.

Cada una de las vidas de una misma persona es verdad. Cada narración es verdad. Porque muchos, cada día, necesitan ser creíbles, ser parte y aceptados: en el aula, en el parque, en el grupo de amigos. Como educador aprendí que todas las vidas son ciertas y que la que hoy escucho es la que se precisa contar.

Autor: Santiago González Mayor
Ilustradora: Cristina Álvarez Almirante

Hola, ya estamos de vuelta.

octubre-2016

En EducarconEstrella comenzamos un nuevo curso, una nueva etapa. Si quieres, puedes acompañarnos en esta aventura que es educar.
Nuestra Asociación tomó forma y sentido hace tres años y durante este tiempo hemos sido fieles a nuestro principal objetivo: “investigar, promover, formar, orientar y compartir con padres y madres, educador@s, agentes sociales, y expert@s, los procesos socioeducativos que tiendan al desarrollo integral y exitoso de los niños, niñas, adolescentes y jóvenes. Teniendo especial atención en aquellas personas que viven situaciones de dificultad socio-educativa respetando su historia y realidad actual”.

Nuestra Asociación está abierta a la creatividad, la actualización del pensamiento y la acción educativa. Nos gusta escuchar, observar y dejarnos llevar por nuevas corrientes en las que la persona sea cada vez más exitosa, reconocida y valorada como tal.

En EducarconEstrella no somos expertos en los planetas, los cometas, asteroides ni consideramos “Estrella” al éxito cuando es a costa de uno mismo, de los demás.

Creemos que cada persona es estrella tan sólo por ser ella misma, por haber llegado hasta donde está, por reconocer, sus raíces, lo vivido y ser capaz de hacer su propio camino. Descubrir que ser estrella proporciona luz propia y guía para los proyectos que todavía están por acometer.

Educadores y educadoras que componen esta asociación y que se encuentran cada día con chicos, chicas y sus familias que no sienten éxito en su vida, que se alimentan del fracaso y el dolor. Familias a las que hablamos honestamente, sin tapujos y a las que recordamos los límites y también las posibilidades. Les contamos que no podemos cambiar el pasado pero que cada grieta nos ha enseñado, cada pieza rota de nuestra historia es un trozo de vida restaurado desde las entrañas. Y ahora están aquí para pasar la vida a sus hijos y que estos, a demás,  puedan hacerlo de otro modo.

En EducarconEstrella no esperamos a que pase una estrella para mirarla y quedarnos fugazmente con su luz. Educamos CON ESTRELLAS y esa es nuestra pasión, certeza y sobretodo confianza.

Aquí estamos, ya hemos vuelto del verano. Bienvenido otoño. Hay un nuevo curso a estrenar.

Un saludo,  Santiago González Mayor

Ilustradora: Cristina Álvarez Almirante

 

AH, MIS PIES DESNUDOS…

 El mundo gira, inspira y expira a cada paso. El mundo es para caminarlo y descubrir lo que ayer no existía. En el mundo todos los seres somos especiales y otros dotados para crear posibilidades y convertir la nada en ser. Son seres que encienden estrellas porque hay estrellas que necesitan chocar o rozarse con otras, sin más, para dar luz.
Ella es luz y con ese nombre la llaman. Sus pies recorren cada día miles de pasos para llegar, para quedarse, para irse. Sus pies entran y salen de familias. Se pringan de sudor y tierras con energías desconocidas. Sus ojos llevan muchos años mirando, valorando, dejando que pasen escenas. Sus manos tocando, escribiendo y sobretodo dibujando lo que nunca más podrá repetir. Sus oídos escuchando y dejando de escuchar porque no desea saberlo todo. Y hablando, hablando mucho para contar, para compartir, para dar luz y posibilidades.

Camina por la calle, es calle y en la calle está. MariLuz  Gozález Mayor es encendedora de estrellas. Si te encuentras con ella descubrirás tu luz.

vídeo: Mariluz González Mayor

Ella me entregó estas palabras, y yo, con sumo respeto os las dejo aquí y con ellas desde Educar con Estrella os deseamos un feliz Verano para cargarse de luz. Nos vemos en Septiembre

 

AH, MIS PIES DESNUDOS…

¡Ah, mis pies desnudos que caminan

por la arena del desierto!

¡Mis pies desnudos que me llevan allí donde sólo hay una presencia única

y donde nada me ampara de ninguna mirada!

¡Mis pies desnudos que han escogido un camino que yo sigo como en una visión

de los padres que construyeron, en el 20, mi villa de Milán y de los jóvenes arquitectos

que la completaron en el 60!

Como ya para el pueblo de Israel y el apóstol Pablo,el desierto se presenta ante mí

como la única parte de la realidad que es indispensable.

O mejor aún, como la realidad despojada de todo, salvo de su esencia, tal como se la representa quien vive y, a veces, la piensa, aun sin ser filósofo.

En efecto, nada hay aquí que no sea necesario: la tierra, el cielo y el cuerpo de un hombre.

Por demente, abisal o etéreo que sea el horizonte oscuro su línea es

UNA:

y cualquier punto suyo es igual a otro punto.

El desierto oscuro que parece brillar, tal es su dulzura azucarada, y la bóveda del cielo, incurablemente azul, cambian siempre, pero son siempre iguales.

Bien. ¿Qué decir de mí mismo?

¿De mí, que estoy donde estaba y estaba donde estoy autómata de una persona real

enviado a caminar por el desierto en lugar de ella?

ESTOY LLENO DE UNA PREGUNTA QUE NO SE RESPONDER.

¡Triste resultado, si he escogido este desierto como lugar verdadero e ideal de mi vida!

El que buscaba por las calles de Milán ¿es el mismo que ahora busca por las calles del desierto?

Es cierto: el símbolo de la realidad tiene algo de que la realidad carece:

representa todo significado,y a la vez agrega —precisamente por su naturaleza representativa— un significado nuevo.

Pero este significado nuevo es indescifrable para mí —a diferencia del pueblo de Israel o del apóstol Pablo—.

En el hondo silencio de la evocación sacra, me pregunto entonces si para marchar al

desierto no es preciso haber tenido una vida ya predestinada al desierto, y si al vivir

en los días de la historia —tanto menos hermosa, pura y esencial que su representación

no es preciso haber sabido responder a sus preguntas infinitas e inútiles para poder responder ahora a esta del desierto, única y absoluta.

¡Mísera, prosaica conclusión —laica por imposición de una cultura de

gente oprimida— de un cambio iniciado para ir hacia Dios!

Pero ¿qué habrá de prevalecer? ¿La aridez mundana de la razón o la religión, espreciable

fecundidad de quien vive relegado en la historia?

Mi rostro, pues, es dulce y resignado mientras camino lentamente, jadeante y bañado de sudor, cuando corro lleno de un sacro terror, cuando miro a mi alrededor esta unidad

sin fin, puerilmente preocupado, cuando observo bajo mis pies descalzos la arena sobre la cual me deslizo o me arrastro: precisamente como en la vida, como en Milán.

Mas ¿por qué me detengo súbitamente? ¿Por qué miro fijamente ante mi, como si viera

algo? No hay nada de nuevo más allá del horizonte oscuro, que se delinea infinitamente distinto o igual contra el cielo azul de este lugar imaginado por mi pobre cultura.

¿Por qué, sin que mi voluntad lo ordene, se me contrae la cara, se me hinchan las venas del cuello, se me llenan los ojos de una luz ardiente? ¿Y por qué el grito —que desde hace unos instantes me sale enfurecido de la garganta— no agrega nada a la ambigüedad que hasta ahora ha dominado mi vagabundear por el desierto?

Es imposible decir qué clase de grito es el mío: aunque sin duda es terrible —a tal punto que me desfigura los rasgos volviéndolos parecidos a las fauces de una fiera—,

también es, en cierto modo, alegre, y me convierte casi en un niño. Es un grito que invoca la atención de alguien o su ayuda; pero que quizá también lo maldice.

Es un aullido que quiere proclamar, en este lugar deshabitado, que existo, o bien no sólo que existo, sino también que soy. Es un grito en el cual, hundido en la angustia,

se siente un vil acento de esperanza; o acaso un grito de certeza, totalmente absurda,

dentro de la cual resuena, pura, la desesperación.

De todos modos, esto es cierto: sea cual fuere el significado de mi grito, está destinado a perdurar más allá de todo fin posible.

Segunda Parte Capitulo 19

Pier Paolo Pasolini – Teorema

Exposición “Los Colores de las Estrellas”

Cada persona guarda una paleta de colores para pintar su estrella, lo que fue, lo que ya es, lo que espera y desea.

Agua y luz como en el arcoiris. De igual forma  “Cri Cri Encantada” (Cristina Álvarez Almirante, ilustradora de este blog) ha ido recogiendo la vida y repartiendo colores y estrellas para formar un conjunto de historias que son ilustraciones.

La Asociación Educar con Estrella quiere mostrar con colores otra manera de educar. Y gracias a Cri Cri Encantada, ha montado esta exposición. “Los colores de las estrellas”

Estará en el Café Varsovia de León del 3 al 30 de Junio. ¡Os eperamos!

cartel expo2016-sin inauguración